Pronunciamiento del encuentro “Con la Memoria los Pueblos Construimos Justicia y Verdad”

La forma del gobierno siempre es la misma, primero hay represión y después ofrecen dialogo para acabar con el problema, pero ejercer la autonomía y libre determinación de los pueblos no se negocia.

PRONUNCIAMIENTO
 
Las personas, comunidades y organizaciones que participamos en el encuentro “Con la Memoria los Pueblos Construimos Justicia y Verdad” compartimos durante dos días de trabajo experiencias de resistencia y lucha que nos hacen manifestar que:
 
Los proyectos oficiales de desarrollo no tienen que ver con nuestras necesidades, lo único que hemos visto es que vienen a contaminar y llenar de tiendas comerciales gigantes que buscan tomar nuestras aguas, nuestras tierras, acabar nuestras montañas para buscar oro y plata, sin respetar la tierra que nuestros abuelos nos dejaron a fuerza de la revolución y la independencia. Quieren que nosotros negociemos nuestros sueños.
 
En la actualidad con el sueño de una vida mejor, de más riquezas o más poder, nos quieren desplazar, dividir y enfrentar entre hermanas y hermanos. La forma del gobierno siempre es la misma, primero hay represión y después ofrecen dialogo para acabar con el problema, pero ejercer la autonomía y libre determinación de los pueblos no se negocia.
 
Frente a la impunidad construimos nuevas formas de justicia
 
Al compartir nuestras experiencias concluimos que necesitamos una estructura organizativa desde los mismos pueblos que conocen cuáles son sus derechos, y son estos los que valen. Los partidos políticos capitalistas, nos dividen, condicionan y están por sus propios intereses. Por eso nos organizamos y peleamos para construir alternativas al sistema neoliberal, porque todos y todas tenemos problemas similares y sabemos cómo resolver nuestros asuntos.
 
El sistema de justicia, es intimidatorio y corrupto para que uno no proceda más allá y muchas veces hace que como individuos no podamos seguir adelante porque pone en riesgo la vida y nos condicionan nuestros derechos; la impartición de justicia oficial obedece a intereses económicos y políticos del poder en turno.
 
Defensoras y defensores y libertad de expresión
 
Somos defensoras y defensores de derechos todas las personas que desde nuestras comunidades, colectivos, organizaciones o sociedad civil organizada denunciamos los abusos del poder y luchamos por la defensa y ejercicio de nuestros derechos humanos.
 
Conscientes de que la lucha por los derechos humanos nos lleva a cambiar de raíz las cosas, manifestamos que el neoliberalismo busca destruir todo: las raíces de nuestros pueblos, nuestra historia, nuestra madre tierra, perder nuestra identidad, despojar nuestros lugares sagrados, esto es lo que sucede hoy en el país y en el mundo.
 
La desinformación, la manipulación y la división, desde los gobiernos, son retos que tenemos enfrente para combatirlos. Los derechos humanos solo se hacen respetar en la lucha, aunque estén en leyes, tratados y convenios, si no los ejercemos nadie los va a respetar.
 
Vemos que los proyectos asistenciales son usados como herramientas de la contrainsurgencia, para dividir a los pueblos, para controlar a personas y acallar las voces que exigen sus derechos. Aquí no hay ley, no hay justicia, no hay democracia, No la que los pueblos queremos y exigimos.
 
La defensa de la Madre Tierra
 
El despojo del territorio y de nuestros recursos naturales se lo están disputando los ricos, que defienden el sistema económico capitalista. Los empresarios se están disputando nuestras tierras, ríos y manantiales, el aire también lo quieren controlar, su ambición no respeta nuestros derechos como pueblos ancestrales y originarios.
 
Los proyectos de las mineras, la construcción de carreteras privadas, la construcción de represas, los centros eco turísticos, la plantación de los monocultivos, la construcción de fábricas y la ocupación policiaca y militar son el proyecto del gobierno que busca despojarnos de nuestras tierras, mediante el dinero, engaño, división, alcoholismo, discriminación hacia las mujeres, persecución y encarcelamiento de luchadores sociales, fabricación de delitos, programas de gobierno, el abuso del poder y la ley. Quienes entendemos la herencia de que la madre tierra se cuida, sabemos que la tierra no se vende, se trabaja y se defiende.
 
Memoria Histórica
 
Hablar de Memoria Histórica es hablar de todo lo que le da sentido a nuestra acción, es tener presente la historia de nuestro pueblo, entender el por qué, las causas que dieron origen a nuestro presente y nuestro contexto.
 
Si nosotros heredamos la tierra no tenemos por qué venderla, la memoria histórica no solamente se bebe del pasado sino también se alimenta del presente y mira hacia el futuro. La memoria histórica es algo que a diario lo vivimos, las acciones de resistencia y construcción de autonomía que hoy están presentes en nuestros pueblos son producto de la Memoria.
 
No se olvida que aún están pendientes de resolver muchas de las demandas de justicia y verdad para quienes hemos vivido la injusticia y la violencia estructural del sistema. Cuando relacionamos la historia con el momento actual, vemos que desde nuestros antepasados se tiene la convicción de que la lucha y la organización mejoran el presente.
 
Las comunidades de Chiapas y de México que hemos vivido la violencia contrainsurgente, la represión contra la sociedad civil organizada, recordamos muy bien cómo han sufrido nuestras abuelas y abuelos, nuestros padres, nuestras hermanas y hermanos, nuestras hijas, nuestros hijos, todo ello está presente en la Memoria de nuestros pueblos y esa es la guía para los pasos que vamos dando en el camino por la construcción de un mundo justo y digno.
 
La Memoria nos hace recordar, nos trae al presente a las desaparecidas y desaparecidos, a las personas que han sido asesinadas, a las y los encarcelados, a las y los exiliados, no olvidamos la guerra sucia, el terrorismo de estado y la guerra contrainsurgente, no olvidamos tampoco a los responsables aún en impunidad; sin embargo también están en la Memoria las personas, pueblos y organizaciones que nunca se rindieron y es este recuerdo, esta Memoria, la que se convierte en esperanza para las nuevas generaciones.
 
Por eso proponemos:
 
* Hacer consciencia de nuestros derechos, ejercerlos para transformar nuestras realidades.
* Mantener la esperanza y nuestras ganas de seguir luchando porque es lo que nos mantiene vivas y vivos.
* No olvidarnos que somos una misma humanidad, promover el espíritu comunitario y solidario, trabajar en colectivo, estar unidos.
* Fomentar espacios de Encuentro para compartir experiencias, conocer nuestras luchas y afirmar que la defensa y ejercicio de derechos tienen muchas formas en la construcción de un mundo justo y digno.
* Reconocer que nuestras fortalezas y esperanzas se encuentra en la unidad de los pueblos organizados conscientes de su experiencia colectiva.
* Impulsar redes naturales ubicando a nuestros familiares, vecinos y comunidad para construir alternativas de justicia para los pueblos y desde los pueblos.
* Ante la violencia generalizada que el Estado impone, generar movimientos por la paz y contra la guerra.
* Ampliar y reconocer la participación de las mujeres, niñas y niños, jóvenes y ancianos en las decisiones de la vida colectiva.
* Fortalecer la solidaridad y unidad entre las organizaciones, los pueblos y las luchas que estamos construyendo alternativas y autonomía frente al sistema neoliberal.
* Para cuidar y defender la madre tierra, cultivar de forma orgánica sin agroquímicos, fortalecer la espiritualidad, fortalecer la organización interna de la comunidad, cuidar nuestras semillas criollas.
* Defender la lengua y la cultura como parte de nuestra identidad.
* Mantener viva la memoria historia para compartir logros y alegrías para fortalecer nuestros procesos de transformación de la realidad actual.
 
Finalmente exigimos:
 
* Cese al hostigamiento a defensoras y defensores de los Derechos Humanos, garantías para realizar su trabajo.
* Atención a las demandas de justicia y verdad para las mujeres y hombres que se movilizan en la defensa de sus derechos.
* Libertad a todas las presas y presos políticos del país.
* Alto a la guerra y violencia generalizada que mantiene Calderón en todo el país.
* No a la imposición de proyectos y programas que despojan el Territorio de los Pueblos de México.
* Justicia y Verdad para las víctimas de crímenes de lesa humanidad.