Carta de Luis Fernando Sotelo a un año de su encarcelamiento

Deseo señalar que si los policías, los ministerios públicos, el juez involucrados en el espectáculo de lo legal pretendían quebrarme (encerrando mi cuerpo) y que eventualmente reflexionara sobre la “JUSTICIA” con la que se deben solucionar los problemas sociales han dejado varios cabos sueltos.
A todas y todos:
 
Hoy 5 de noviembre de 2015 se cumple 1 año de mi detención, todo un año en el que he estado secuestrado, siendo no tan libre como antes…también un año de resistir ante el proceso legal que sostiene la estructura estatal, concretamente la política del ejecutivo defeño que constriñe a las posibles voces que se atreven a decir ¡ya basta! por todos lados desafiando la lógica neoliberal motor de la administración como forma de gobierno.
 
Deseo señalar que si los policías, los ministerios públicos, el juez involucrados en el espectáculo de lo legal pretendían quebrarme (encerrando mi cuerpo) y que eventualmente reflexionara sobre la “JUSTICIA” con la que se deben solucionar los problemas sociales han dejado varios cabos sueltos.
 
Primero que nada, ahora estoy consciente de lo podrido que se encuentra el discurso del derecho como pretendida igualdad, en sus cárceles se genera más desigualdad que la que se pretende corregir con la intervención de la policía; ya que se policía no está para cuidar el bienestar y el de las personas solo está para proteger las propiedades de sus dueños, como perros guardianes solo obedecen a los intereses de los mandones del dinero.
 
Después vienen los ministerios públicos, que tan ansiosa de verme alojado en su prisión se burlan del pacto social y de la división de poderes para seguir obedeciendo y mimando la parasitaria burocracia burguesa de quien hace el código penal, como quien prepara la guerra social contra los de abajo, entre ellos:
 
Manifestantes (violentos y no)
Jóvenes
Indígenas, pueblos y organizaciones
Resistencias; CHE, mujeres que se enfrentan a la violencia sistémica y machista, comunidades autónomas y rebeldes
Zarco y violeta
 
Desesperados con la idea de que nadie los desafíos los que imparten hoy la “justicia” son sorprendidos por los que no pedimos permiso para decir y Ser lo que somos. Por ultimo compartir que me siento feliz por no pertenecer a la estirpe “judicial” que administra las parcelas capitalistas llamadas juicios y denuncio la complicidad de funcionarios tales como el juez que lleva mi caso para con el castigo; ya que bailo con lo ridículo y el cínico cuando de encontrarme culpable se trata. No teniendo imputación directa --- (videos o testigos) falta por ver si estos señores de la justicia burguesa les queda más en sus reservas de vergüenza ó de lo contrario seguirán desquitando los sueldos con más discursos de la buena conciencia y de lo bonito que les parece este mundo patas arriba.
 
De lo que ya no falta, es que se encuentren las voluntades a decir ¡ya basta! ¡Ya basta de una paz social vendida por gente parasitaria! ¡No hay paz porque nunca hubo justicia!.
 
El circo que necesitan los capitalistas para reír es sostenido por el miedo a ellos que (que cada vez es menor).
 
¡Fuego, a las cárceles!
¡Afuera Todo preso, el preso político!
¡Por la vida y la resistencia!
¡Salud y Fuerza para todxs!
 
LUIS FERNANDO SOTELO ZAMBRANO
RECLUSORIO SUR MEXICO, D.F.