Denuncia de la Comunidad de San Francisco, adherente a La Otra Campaña

Aproximadamente desde el año 1600 nuestros abuelos fueron peones acasillados desde esa fecha hasta el año 1990. Trabajaban de sol a sol y en muchas ocasiones parte de la noche y en la madrugada

  07 de enero de 2011

Campesinas y campesinos organizados de la comunidad de San Francisco,
 
Municipio de Teopisca.
 
Adherentes a la Otra Campaña.
 
 
A la Junta de Buen Gobierno de Oventik
 
A la Zezta Internacional
 
A los Adherentes a la Otra Campaña Nacional e Internacional
 
A las Organizaciones No Gubernamentales Nacionales e Internacionales
 
A todos los organismos de Derechos Humanos Estatales, Nacionales e Internacionales
 
A todos los medios de comunicación independientes
 
A todos los medios masivos de difusión
 
A todo el pueblo de México y del mundo
 
Hermanos y hermanas:
 
Aproximadamente desde el año 1600 nuestros abuelos fueron peones acasillados desde esa fecha hasta el año 1990. Trabajaban de sol a sol y en muchas ocasiones parte de la noche y en la madrugada. En el año 1990 ya no trabajábamos para el patrón, pero seguimos trabajando esas mismas tierras para sostener a nuestras familias porque nosotras y nosotros no tenemos tierras donde trabajar.
 
En el año de 1995 se empezó a gestionar con el Gobierno el rancho San Francisco, que está en 2 fracciones (el otro se conoce como el Desengaño), pero a pesar de varias solicitudes nunca obtuvimos una respuesta de parte del Gobierno.
 
En el año 2005 el señor Leopoldo Hernández Díaz vendió su propiedad a la señora Mercedes Osuna, pero al presentarse ante la comunidad no le pareció los acuerdos internos, tampoco estaba de acuerdo que se siguieran gestionando la tierra para nosotros y nosotras. Desde esas fechas la fracción que se sigue llamando rancho San Francisco, que se le vendió a la señora Mercedes Osuna, fue abandonado definitivamente. Por tal motivo el grupo de campesinos de esta comunidad decidió tomar las tierras y como el Gobierno no dio solución a nuestras necesidades el día 15 de agosto de 2009 decidimos adherirnos a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona y a la Otra Campaña para exigir nuestros legítimos derechos.
 
Pero el día 16 de julio de 2010 llegó el señor Mario Hernández Espinosa en el rancho diciendo que él era el dueño. El día 15 de agosto tratamos de hablar con él para llegar a un acuerdo pero el respondió con puras amenazas. Insistiendo en que las tierras son suyas y que nos iba a meter en la cárcel, incluso descargó su pistola a unos metros fuera del rancho, intimidando a mujeres y niños.
 
El día 10 de octubre de 2010 nos encontrábamos trabajando en el rancho, llegó nuevamente a intimidarnos tomando fotografías y videos. El día 4 de diciembre nuevamente volvió a llegar al lugar donde nos encontrábamos trabajando, de igual manera tomando fotos y videos y amenazando a compañeros y compañeras.
 
Por tales motivos exigimos el reconocimiento legítimo de nuestras tierras, porque es la tierra que nuestros abuelos trabajaron, donde nacimos y somos nosotros y nostras quienes lo trabajamos actualmente. De la misma manera, prohibimos la entrada del señor Mario Hernández Espinosa a nuestras tierras. También hacemos responsable al señor Mario Hernández Espinosa y al Gobierno del Estado y Federal de lo que les pueda pasar a nuestras compañeras y compañeros.
 
 
ATENTAMENTE
 
Campesinas y campesinos organizados de San Francisco
 
Adherentes a la Otra Campaña
 
Si nos tocan a unx, nos tocan a todxs
 
VIVA LA OTRA CAMPAÑA!!